Los procesos de selección son complejos de por sí. Pero, ¿y si además les añadimos un componente tecnológico? En algunas profesiones emergentes la localización de profesionales que se ajusten a las necesidades de la vacante y la empresa puede ser una verdadera odisea para los reclutadores, puesto que todavía siguen siendo pocos los especialistas disponibles. Este es el caso de los especialistas en Agile y DevOps.

Son los equipos de Recursos Humanos de las empresas, además, los que tienen que afrontar en primera persona los procesos de selección. Procesos que muchas veces resultan complejos, porque conviene afrontar una importante labor técnica para detectar habilidades y requisitos, pero también porque la mayoría de veces es necesario un trabajo minucioso de negociación.

En los últimos años han sonado con fuerza términos como Agile y DevOps, directamente asociados a la ingeniería informática. Pero, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de Agile y DevOps? ¿A qué tipo de profesionales están vinculados estos términos y qué tipo de selección debemos llevar a cabo?

Primero veamos, ¿qué son Agile y DevOps?

Agile y DevOps son dos sistemas o métodos de desarrollo de software. Se componen de una serie de mecanismos, procesos y plantillas que sirven para el desarrollo de un servicio o producto. Al mismo tiempo, estos sistemas incluyen distintas pautas sobre quién debe asumir qué en cada una de las etapas de desarrollo. Pero, ¿en qué se parecen y en qué se diferencian Agile y DevOps?

Empecemos por la primera, Agile. Surgió en 2001 con la publicación del Manifiesto Agile y se basa en cuatro valores y doce principios para el desarrollo de un software ágil. Promueve el trabajo en equipo y la capacidad para organizarse, alineándose todo el tiempo con las necesidades y el cliente. Es posible que estas necesidades cambien durante el proceso y, por tanto, también sea necesario cambiar el desarrollo. Así, Agile se centra en las personas y no tanto en los procesos o las herramientas. Su esencia es el cambio constante y la rápida identificación de oportunidades para añadir valor a un resultado final que se ajuste a lo que quieren y necesitan los clientes.

Por otro lado, DevOps es una metodología de desarrollo de software que une a los equipos de desarrollo y operativos de TI, fomentando la cooperación entre dos facciones que desde siempre habían trabajado por separado. De este modo, ambos se encuentran cuando el proyecto está en pañales, incluyendo el diseño primigenio, pero también en el momento de presentar el producto final. ¿Lo que se persigue? Incrementar eficiencia y velocidad.

Agile y DevOps

¿Cuáles son las principales diferencias entre Agile y DevOps

En el caso de Agile, los equipos humanos suelen ser más pequeños que en DevOps, pero es que además, el trabajo se fracciona de maneras distintas. Se trabaja por sprints, pequeñas franjas de tiempo (semanas o meses) en las que se realizan las entregas de desarrollo. En cambio, en DevOps se hace mediante lanzamientos rápidos en distintos momentos del día. La documentación es parte del día a día de estos últimos, que deben realizar informes mucho más detallados que en Agile, donde este tipo de tareas pasan a un segundo plano.

La fragmentación es una característica clave en Agile, puesto que está ideada para ganar rapidez. El carácter de DevOps es más holístico, en el sentido de que en cualquier etapa del desarrollo el equipo debe poder ver el conjunto de manera integral, asegurándose de que sigue los progresos y funciona de la manera en que fue concebido.

Profesiones emergentes, profesiones de futuro

Los especialistas Agile y DevOps forman parte de lo que denominamos ‘profesiones emergentes’ o altamente demandadas. La transformación digital ha marcado el funcionamiento de las empresas, la manera en que interactúan con los clientes, las redes sociales, las aplicaciones y hasta el e-commerce, acelerado en los últimos tiempos a raíz de la pandemia. Las organizaciones necesitan ganar agilidad y garantizar la interacción, en cualquier momento y en cualquier lugar, con los clientes.

La especialidad en Agile y DevOps es fundamental para ganar eficacia y sobreponerse al desarrollo tradicional en cascada, la constante durante mucho tiempo. En 2009, las vacantes para estos puestos eran ciertamente escasas. Apenas 4 en InfoJobs. En cambio, a partir de 2012 ya se contabilizaron 48. Desde entonces, la demanda de este tipo de profesionales se ha diversificado, de modo que se buscan posiciones más especializadas, como la de Ingeniero de pruebas Agile, Consultores en Scrum, Agile Coach o profesor de la metodología Agile. Ahora, además, las empresas han intensificado su búsqueda de especialistas que usan Agile en el ámbito del desarrollo, la arquitectura, el análisis o tests en lenguajes específicos.

A lo largo de estos años, la proliferación de ofertas ha sido notable. En 2017 se publicaron 1.635 puestos, un 32 % más que en 2016. La demanda creció un 28 % en 2019, pero el nivel de competencia sigue siendo muy bajo. Y es que tan solo hay nueve inscritos por vacante, lo que señala la especialización en Agile y DevOps como una gran oportunidad de futuro.

Además, la escasez de este tipo de profesionales eleva considerablemente los salarios. El salario bruto promedio actual es de 39.487 euros, lo que representa una desviación salarial de 9.347 respecto a la media de 30.140 euros.

¿Cuáles son las habilidades de un profesional Agile y DevOps?

Los profesionales que quieran trabajar a través de la metodología Agile y DevOps serán, eminentemente, expertos TI. Esto significa que procederán de carreras técnicas, como las ingenierías, sobre todo, informática. No obstante, aquellos profesionales que quieran convertirse en expertos Agile y DevOps pueden acceder a distintos másteres y cursos especializados, con los que adquirirán los conocimientos y destrezas necesarias para aplicarlos en sus puestos de trabajo.

Las empresas buscan ingenieros técnicos y superiores, pero también estudiantes de formación profesional y ciclos formativos. Aunque hay vida más allá de los estudios oficiales. Las empresas cada vez valoran más a los profesionales con habilidades comunicativas, de coaching de equipos, con otros conocimientos técnicos específicos y, por supuesto, inglés. Lógicamente, de los profesionales Agile y DevOps se espera que tengan capacidad de síntesis, razonamiento crítico e inteligencia social. No en vano, uno de los mayores saltos cualitativos respecto al desarrollo tradicional tiene que ver, precisamente, con el trabajo en equipo, la empatía y la habilidad para cooperar.

¿Buscas a profesionales Agile y DevOps? Publica ahora tu oferta en InfoJobs.

PUBLICAR OFERTA

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.