La figura del headhunter ha ido ganando fuerza en los últimos años hasta convertirse casi en un imprescindible a la hora de seleccionar nuevos candidatos, sobre todo para puestos muy cualificados o nicho. ¡Encontrar perfiles aptos es una tarea complicada!

Quizás no encuentras motivos suficientes para contratar a uno, pero, como se suele decir, no hay más ciego que el que no quiere ver. Así, que abre bien los ojos y presta mucha atención: ¡saldremos de dudas!

  • Votos a favor

Ten en cuenta que hablamos de perfiles complicados de encontrar, por lo que contratar a un headhunter te ahorrará muchísimo tiempo. Podrías colgar tu oferta y recibir miles de aplicaciones sin que ninguna sea realmente apta. El headhunter funcionará como un filtro para que solo lleguen a ti los candidatos válidos y, además, es muy rápido, por lo que el proceso no se dilatará demasiado en el tiempo (como lo haría si no cuentas con la ayuda de un profesional).

Por no hablar de que cada uno tiene sus medios y sus fuentes: el headhunter podrá acceder a personas muy válidas que no buscan trabajo pero que, quizás, con una oferta suculenta, se lo piensen y decidan cambiarse. ¡Nunca se sabe! Además, se encarga de realizar entrevistas previas e investigar a fondo sobre los candidatos y tú solo tendrás que recibir su informe y sopesar qué candidato es tu favorito antes de la entrevista final.

Otra de las ventajas de contratar a un headhunter es que, la mayoría, ofrecen compromiso de confidencialidad y una garantía: si, por lo que sea, la persona seleccionada no termina de encajar en el puesto de trabajo, será sustituida por otra sin que esto suponga ningún coste adicional para tu empresa. Un gran punto a su favor.

  • Votos en contra

Seguramente, mientras leías arriba lo que comentábamos sobre el tiempo que podrías ahorrar al contratar a un headhunter, has pensado en el coste adicional que supondría. Sí, es cierto que la contratación de este perfil tiene un precio que la empresa tiene que estar dispuesta a asumir, pero, a fin de cuentas, ¿el tiempo que dedicarías a la selección no se traduce también en un gasto? Lo cierto es que este es un tema que tendréis que sopesar internamente: horas internas VS. un gasto extra.

Otro punto negativo que muchos achacan a los headhunters es que pueden no entender los requerimientos del puesto, el perfil buscado, etc. Hay un miedo generalizado a que, al no tener un trato diario con el equipo, no pueda captar el espíritu de la empresa, ni los valores que se buscan en los candidatos. En realidad, este inconveniente puede desmontarse fácilmente echando mano de la garantía de la que hablamos y, además, es importante tener en cuenta que un buen profesional también ofrece asesoría: no solo entenderá tus necesidades, sino que te ayudará a definirlas mejor para que la búsqueda resulte más precisa.

  • Headhunter ¿sí o no?

Ten en cuenta cuales son los objetivos de tu negocio y medita con calma sobre los pros y contras, puede que te des cuenta de que necesitas un headhunter en tu empresa. O no.

Mientras te lo piensas, encuentra talento para tu negocio:

Publica tu oferta

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.