Las conclusiones del barómetro pueden extrapolarse a todo el reclutamiento en general, sea externalizado o realizado directamente por las compañías. 
 
En la  última edición del barómetro –junio de 2015– se percibe un aumento notable de la contratación en el último año y buenas perspectivas para el futuro inmediato.
 
Alemania y Bélgica ya mantenían buenos niveles anteriores, pero Italia ha dado un vuelco en el último semestre y España se mantiene en la  línea ascendente iniciada en 2014. Solo Francia mantiene aún ciertas flaquezas en el reclutamiento, pero también se ha dado allí un cambio de tendencia.

 
En definitiva, se ha dejado atrás la crisis de 2008 y su resaca de la deuda en 2011. Los crecimientos del PIB espolean el reclutamiento de profesionales especializados a corto plazo y empujan lentamente hacia arriba la tasa de ocupación. 
 
El escenario parece más halagüeño para Europa, pero nos preocupa ahora lo que se está bautizando como la crisis emergente, importada de China y con efectos sobre los países emergentes (Brasil…) y su traslado sobre la economía mundial. 
 
¿Es posible que la caída de la bolsa en China y el efecto dominó sobre otros mercados bursátiles, la ralentización de su economía, la caída del precio de las materias primas y el frenazo de las economías emergentes, nos puedan llevar de nuevo al cuarto oscuro de hace 7 años?
 
El escenario genera cierta zozobra, pero es normal tras el correctivo de nuestra historia económica reciente. En cualquier caso, China, más allá de movimientos reales o especulativos de sus Bolsas, no está en crisis abierta y solo sufre una adaptación a ritmos de crecimiento (del 7%) más ajustados a una economía que va madurando. Su consumidor sigue mostrando músculo, su Banco Central tiene margen de maniobra y el sector inmobiliario sigue tirando del PIB.
 
Solo preocupa cierta falta de transparencia en su política económica y que haya ralentizado la compra de materia prima a los países emergentes. Por ello, Mario Draghi, Presidente del BCE, avisa de una cierta ralentización también en Europa y mantendrá los tipos bajos. Deja claro que actuará con "todos los instrumentos de política monetaria disponibles" si la crisis emergente lo requiere. Palabra de Draghi…  y las bolsas subieron. 
 
Así que, en lo relativo al reclutamiento, es evidente la inercia positiva en la captación de nuevo talento, que se deriva del crecimiento del PIB, pero también de la puesta en marcha de muchos proyectos largamente aplazados durante los años de sombra. Es difícil que la "desaceleración" (más que crisis) pueda alterar sustancialmente la evolución actual de nuestro sector. Nada comparable a lo que se nos vino encima después de Lehman Brothers.
 
Xavier Marques es miembro de ByS y Socio Director de BLC Barcelona

 

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.