La familia es lo primero, ya nos lo decía Vito Corleone en El Padrino. Siempre hay que mantenerla cerca, para lo bueno y para lo malo. Pero, ¿qué pasa si unimos familia y trabajo? ¿Crees que es una buena combinación?

Si trabajas en un negocio familiar, te sentirás identificado leyendo este artículo, y si no es tu caso o tienes pensado hacerlo, puede que te sirva para hacerte una idea de cómo sería.

Cuando llega el momento de hacer la selección de candidatos, lo más importante en qué debemos fijarnos es si la persona es apta para el puesto vacante, sin importar el parentesco. Y en el caso de que lo sean, aquí van 10 factores que te harán pensar si trabajar en familia es lo mejor o no.

 

Contras

 

1. Falta de estructura interna

Si no hay una estructura clara dentro de la empresa, mal empezamos. Es esencial que haya un organigrama interno, dejando claro los mandos y las responsabilidades de cada uno, así como el sueldo.

 

 

2. “Enchufismo”

Puede que muchos piensen que el puesto es tuyo solo por “ser familia” del jefe, que no te lo mereces, y que disfrutas de ventajas únicas: favoritismo, subida de sueldo, más días de vacaciones… Pero si demuestras lo que vales, nadie dirá nada.

 

 

3. Saber separar lo personal de lo profesional

Los problemas del trabajo se quedan en el trabajo, y los problemas de casa, en casa. Hay que saber diferenciar lo personal de lo profesional y no mezclar los asuntos. Ante cualquier problema, lo mejor es solucionarlo y que no influya en el trabajo. ¡Profesionalidad ante todo!

 

 

4. No dar la talla

El favor de contratar a ese familiar a la larga puede ser una de las peores decisiones tomadas. Si está claro que esa persona no sirve para ese puesto, quizá habría que plantearse despedirlo, aunque eso tampoco es que sea lo más fácil de hacer.

 

 

5. Cero privacidad

Es inevitable, no hay secretos para la familia. Las noticias corren como la espuma entre familiares, así que si no quieres que nadie se entere, mejor no se lo digas a nadie.

 

 

Pros

 

1. Hay confianza

A la hora de hacer negocios es necesaria plena confianza en la otra persona. Está claro que ante un familiar tendrás mayor comodidad a la hora de trabajar. ¡Todo un punto a favor!

 

 

2. Pedir pequeños favores

¿Necesitas salir antes? ¡Hecho! Y sin dar muchas explicaciones. Algún día puedes pedir algún que otro favor, pero tampoco es cuestión de pasarse, no vaya a ser que te llamen “enchufado”.

 

 

3. Comodidad

Trabajar con la familia es sinónimo de buen ambiente. Os conocéis muy bien, no hay secretos entre vosotros ni tampoco señal de rivalidad. ¡Formáis el mejor de los equipos!

 

 

4. Buena comunicación

Os entendéis bien: sabéis lo que queréis con solo una mirada y os decís todo lo que pensáis, sin vergüenza alguna. Esto es lo mejor de todo, ya que os permite tomar las mejores decisiones.

 

5. Siempre te apoyarán

Para qué está la familia si no es para apoyarse los unos a los otros. Siempre que los necesites, ahí estarán. Y sin pedir nada a cambio.

 

Esperamos que estos pros y contras te hayan ayudado. Cada familia es un mundo: algunas son una maravilla, y a otras mejor solo verlas en las reuniones familiares. Así que, tú decides con quién prefieres trabajar.

Si tienes una vacante en tu empresa, publica tu oferta en InfoJobs y encuentra el mejor candidato.

¿Buscas personal?

Publica tu oferta

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.