El networking es una inversión de futuro y, a la vez, rentable, ya que es una fórmula muy efectiva para darse a conocer y captar clientes. Pero, ¿cómo hacerlo? En primer lugar, debemos definir un objetivo y diseñar una estrategia para lograr las referencias deseadas y ampliar así nuestro entorno profesional. Debemos actuar de la misma manera que hacemos con una relación personal, es decir, siendo empáticos y respetuosos en todos los ámbitos (reuniones, ferias, eventos, etc.). El objetivo es transmitir una imagen afable que vaya acompañada de un discurso preciso para garantizar que el primer contacto es realmente efectivo. 
 
Dicen que la primera impresión es lo que cuenta y, si tras la entrega de la tarjeta personal existe una comunicación fluida a través de las redes sociales es que hemos actuado con diligencia. 
 
En este marco de entendimiento, LinkedIn es una buena red profesional para hacer un networking efectivo, sin desdeñar otras como Facebook o Twitter, un espejo público que permite saber qué dice el cliente y qué opinan de él. 
 
En esta relación 2.0, el espíritu colaborativo y de mutua confianza es fundamental si queremos sembrar para cosechar. Hay que ser cautos porque quizás, en un futuro, este entendimiento se traduzca en acuerdos para un negocio prometedor o en la captación de talento que repercuta positivamente en nuestra empresa. 
 
El éxito del networking radica en actuar sin prisa, pero sin pausa.
 

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.