Internet está en auge y, pese al aumento de negocios y tecnologías cada vez más desarrolladas, en España es difícil encontrar perfiles informáticos, developers que puedan incorporarse en las empresas tecnológicas.
 
Pregunta: Cada vez es más difícil encontrar profesionales del sector de la informática, ¿a qué se debe?
 
Respuesta: Creo que hay dos factores que influyen en que haya más demanda que oferta de estos perfiles. En primer lugar está el hecho de que competimos a nivel internacional, estamos en un sector en el que es habitual que una persona sea contratada directamente para trabajar en otro país y no resulta fácil competir con los salarios de otros países europeos como Alemania o Reino Unido.
 
Por otro lado está el factor de que la oferta de titulados no ha aumentado al mismo ritmo que la demanda. Hemos visto en los últimos años como las empresas con base tecnológica recurren a físicos o matemáticos para suplir esta necesidad de desarrolladores. 
 
Una de las causas de esta escasez es que la informática sigue siendo una carrera en la que prácticamente el 80% de graduados son hombres. Creo que es importante que tanto desde la sociedad como desde nuestro sector trabajemos en la incorporación de la mujer en la informática. Hay algunas iniciativas muy interesantes como la de las PyLadies o las Django Girl pero todavía queda mucho trabajo por hacer. Chicas, ¡os necesitamos!
 
P: El derrumbe de la formación de expertos en tecnologías digitales se produce precisamente en un momento en que la economía digital crece de manera exponencial. ¿Por qué es tan complicado encontrarlos?
 
R: Existen varias iniciativas para añadir la programación al cv, pero eso no garantiza que aumenten los estudiantes de informática. Más allá de modificar el contenido que se imparte en los centros, debemos trabajar para incentivar la curiosidad y el interés por la tecnología de niños y niñas rompiendo con la brecha de género. He tenido la oportunidad de participar en algunas iniciativas para promover la tecnología entre los niños y es un poco desalentador ver que, ya desde pequeños, hay una minoría de niñas entre los asistentes.
 
P: Entonces, ¿a qué edad sería recomendable que un niño comenzara a estudiar programación? 
 
R: Se puede empezar a programar a partir de los seis años. A estas edades pueden aprender un lenguaje de programación y a resolver algunos problemas básicos. Sea como sea, sabemos gracias a Piaget que un niño no tiene realmente el desarrollo cognitivo necesario para aprender a programar hasta los 12 o 13 años. No hay que olvidar que la programación no es equiparable a aprender un idioma, programar implica utilizar un razonamiento formal que no se adquiere hasta la adolescencia.
 
Mi consejo para los padres es que no se preocupen tanto por la programación. Si quieren que su hijo se convierta en programador lo mejor es inculcarles la curiosidad por la tecnología y una actitud crítica y analítica del entorno que les rodea.
 
P: ¿Qué es lo que más y lo que menos te gusta de tu trabajo diario?
 
R: Para mí cada día en habitissimo es un reto distinto. Empezamos con un stand-up meeting donde comentamos el avance en los distintos proyectos y contratiempos que hayan podido aparecer. Tras eso me gusta añadir a la agenda diaria algunas acciones orientadas a eliminar obstáculos. Es un trabajo exigente pero muy gratificante. 
 
P: ¿En qué te fijas cuando entrevistas a los candidatos para el equipo de developers?
 
R: Buscamos personas que, más allá de su titulación, sientan verdadera pasión por la informática y que disfruten investigando y probando nuevas tecnologías.

¿Estás buscando nuevas oportunidades laborales en el sector tecnológico?

Ver ofertas en InfoJobs

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.