Hasta ahora, no hemos hecho más que hablar de las inmensas bondades de los millenials, esa generación nacida entre 1980 y los 2000. Son eminentemente digitales, sociales y tecnológicos, pero también destacan por ser mucho más críticos, exigentes y volátiles. Hasta ahora, coincidíamos en que una de sus grandes virtudes tenía mucho que ver con su capacidad de ser multitarea. Pero, ¿es ese rasgo verdaderamente positivo? ¿Son estos jóvenes más productivos por el simple hecho de poder hacer varias cosas a la vez? La respuesta es un NO rotundo y te contamos por qué. 
 
• Es estresante. Los millenials multitarea se enfrentan a múltiples proyectos y a diferentes canales de comunicación. Quieren ahorrar tiempo y ver resultados con rapidez, pero lo cierto es que cambiar de una tarea a otra con frecuencia limita su potencial y conduce a una sobrecarga cognitiva. El estrés es uno de los males a los que también se enfrenta esta generación. Para evitarlo, nuestros millenials deberían utilizar recursos y técnicas que les permitan estar concentrados durante pequeños intervalos de tiempo en una tarea concreta.
 
• Cometen errores con más facilidad. Se suele decir que no se puede estar en todo y lo cierto es que en este caso, tiene mucha lógica. Al trabajar en varias tareas a la vez, el profesional está dividiendo su atención entre un número dispar de cosas y deja, sin querer, la puerta abierta a cometer errores. Algunas tareas exigen concentración y atención a los pequeños detalles. Aunque lo que hagan no sea especialmente complicado, somos seres humanos y podemos meter la pata. Sí, los millenials también. 
 
• Retrasa el trabajo. ¿Pensabas que ser multitarea te ayudaría a ahorrar tiempo y que todo se terminaría antes? Pues estabas muy equivocado. Puede que alguien sea un auténtico genio y se convierta en la excepción que confirma la regla, pero por lo general, cada vez que se  deja de trabajar en algo se pierden algunos segundos e incluso minutos de valioso tiempo. Los expertos afirman que esto se puede traducir en un retroceso diario de hasta un 40 % de la productividad. En este caso, lo más recomendable es crear un listado con todas las tareas por hacer, ordenadas por prioridades. No hay que pasar a otra hasta que no se haya terminado la anterior y así sucesivamente. Es la mejor manera de aprovechar al máximo la jornada. 
 
• Limita la creatividad. Uno de los grandes rasgos de los millenials es, sin lugar a dudas, su potencial para la creatividad. Sin embargo, las investigaciones nos dicen que al realizar un trabajo multitarea, nuestro cerebro está intentando centrarse en todas las tareas pendientes y no deja espacio alguno para la creatividad. Si el trabajo exige creatividad hay que cerrar todos aquellos estímulos y tareas que están intentando hacerse un hueco en el cerebro. Así, por ejemplo, si  hay que ponerse a trabajar en algo creativo, es recomendable aparcarlo todo (cerrar el correo electrónico, dejar de escribir ese informe, no responder llamadas) para que la mente pueda explorar nuevas ideas interesantes. 
 
¿Y tú, qué opinas de la generación de los millenials multitarea? Puedes contarnos cómo lo ves abajo en los comentarios. 
 

 

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.