Las entrevistas de trabajo. Eso que tanto preocupa a los candidatos. Eso que tanto agobia a los reclutadores. Nervios e incertidumbre para un trámite muy necesario… y es que, ¿cómo saber si ese candidato es realmente el adecuado para cubrir el puesto ofrecido? No hay una fórmula general que se pueda aplicar para estar seguros al 100% de ello, pero en este artículo te damos cinco pistas en forma de preguntas que un buen candidato podría hacerte en plena entrevista. 
 
1. ¿Por qué te gusta esta empresa? 
 
Tú ya estás trabajando en ella, así que deberías tener motivos para estar a gusto. O quizá no. Aparte de ser una pregunta tremendamente perspicaz, puede que te ayude a reflexionar acerca de tu posición en la empresa y todas las ventajas que tiene para ti trabajar en ella. Seguramente, ésta también sea una oportunidad de oro para poner sobre la mesa los inconvenientes y todas aquellas cosas que podrían mejorar. ¿Valorará el candidato tu honestidad?
 
2. ¿Te ves a ti mismo trabajando en esta empresa dentro de unos años? 
 
¿Están a gusto los empleados en esta empresa? La respuesta a esta pregunta es un indicador muy gráfico de tu impresión acerca de las políticas de empresa y su funcionamiento global. También nos da pistas sobre la capacidad de evolucionar que tiene la empresa y la predisposición al cambio y a la adaptación de aquellos que la dirigen. 
 
3. ¿Cuáles son los objetivos más ambiciosos de la empresa para este año? 
 
Conocer las aspiraciones de la empresa a corto y largo plazo puede ayudar al candidato a hacerse una idea sobre cuál puede ser su papel dentro de la corporación, así como comprobar si su perfil y aspiraciones se ajustan al sentir de la dirección. 
 
4. ¿Con qué frecuencia llegan nuevos empleados de la mano de los propios trabajadores de la empresa? 
 
Tomar la temperatura del ambiente que se respira en la empresa. Esta puede ser una de las razones por las que un candidato te pregunte eso. Si hay muchos empleados que traen consigo amigos o personas de confianza existen muchas probabilidades de que el ambiente de trabajo sea realmente bueno. 
 
5. ¿Qué esperáis de mí para los primeros 100 días?
 
Preguntar directamente qué se espera de uno puede ser la mejor manera de hacer coincidir vuestros caminos y aspiraciones. Que un candidato pregunte esto demuestra buena predisposición, interés y ganas de hacerlo bien. ¿No es eso lo que querías para tu empresa?
 
También te puede interesar: Las ventajas de contratar a un millenial
 

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.