La aptitud es la capacidad de una persona para realizar adecuadamente una acción o tarea. Mientras que la actitud es el comportamiento que una persona emplea para hacer lo que se requiere de ella.

A simple vista podría parecer que para contratar a alguien es más importante la aptitud que la actitud. Suena lógico que te interese más un candidato por lo que sabe hacer que por la manera que tiene de ver o enfrentarse a la vida. Pero a veces esta idea no es del todo cierta:

Aquí te dejamos 4 tipos de perfiles de candidatos según su actitud vs. aptitud:

infografía-actitud-vs-aptitud-InfoJobs

 

Sabemos que la opción ideal sería tener un candidato con ambas, actitud y aptitud. Pero enfrentados al dilema de cuál es más importante, te recomendamos que le des un poco más de peso a la actitud. ¿Por qué? Porque es básica para un gran ambiente laboral, es un elemento clave para que la persona esté siempre motivada para aprender y, sobre todo, porque hará que cualquier aptitud que le pueda faltar no sea un problema, ya que lo tomará como un reto y seguramente logrará convertirse en un gran profesional.

¿Y si incluyes este parámetro en tus próximas decisiones sobre los candidatos que aplican para tu empresa? Fijarte en su aptitud vs. su actitud podría ser una gran manera para elegir al candidato perfecto cuando estás indeciso.

Pero si este método no funciona y aún tienes dudas, aquí hay otros trucos que podrían ayudarte en tu decisión.

¿Buscas personal?

Publica tu oferta

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.