Uno de los mayores retos a los que se han enfrentado las empresas y sus equipos de dirección durante la pandemia es el del liderazgo. A finales de 2021, un estudio realizado por InfoJobs confirmaba que la cualidad más apreciada en un jefe es la empatía. Una cualidad que nos recuerda la importancia de sabernos escuchados y comprendidos. Es casi todo lo que necesitamos durante los meses más duros del confinamiento, en los que el sentimiento predominante era, sin duda alguna, el de la incertidumbre.

En ese momento, los responsables de equipo tuvieron que desplegar todas sus habilidades para conseguir que la cohesión entre las personas que hasta entonces habían pasado hasta ocho horas juntas en una oficina no saltara por los aires. Al mismo tiempo, la empresa pedía a esos jefes que supieran proporcionar calma, seguridad y apoyo, sin perder nunca de vista los objetivos de la organización. Todos nos empeñamos en seguir a flote y lo conseguimos, aunque por el camino los líderes también tuvieron que lidiar con sus propias situaciones personales. Nada de aquello fue fácil.

Pero, ¿y ahora qué? En este maremágnum de nuevas oleadas, cepas y variantes, muchas empresas han tomado la decisión de mandar a buena parte de sus equipos a casa. La presencialidad sigue siendo la máxima, pero lo que ahora nos encontramos es un modelo híbrido, algo que ya se predijo desde el minuto cero: tenemos a muchas personas trabajando desde casa y a otras tantas desempeñando sus tareas desde la oficina.

Pero, ¿se puede gestionar esto con garantías? Estas son, para nosotros, las claves. 

Comunicarse

Sin comunicación no hay prácticamente de nada. Pero, ¿por qué es importante comunicarnos cuando estamos lejos de nuestra gente? Somos animales sociales y necesitamos mantener el contacto con los demás. En las empresas trabajamos en equipo, de modo que la comunicación es imprescindible en todos los sectores y organizaciones. Sin ella no conseguiríamos ni un solo de los objetivos marcados.

Hay que tener en cuenta, además, que en un modelo de teletrabajo o híbrido no nos vemos cara a cara y esto puede dificultar seriamente nuestras relaciones. Es importante que, en la medida de lo posible, tratemos los temas importantes en conjunto y a través de videollamada (por aquello de ver nuestras expresiones) y dejar buena parte de lo que hablamos por escrito. Es una buena manera de no perder el hilo y de evitar, en la medida de lo posible, los conflictos.

Escuchar

No todas las personas se sienten cómodas teletrabajando todos los días o unas cuantas jornadas por semana. Aunque a muchos les pueda parecer fácil, no todos tenemos en casa espacios o situaciones idóneas para concentrarnos en nuestro trabajo. Y está claro que los tiempos extraños que vivimos tampoco ayudan.

Por eso es indispensable que los responsables de equipo practiquen la escucha activa y pongan todo el empeño en comprender las distintas situaciones que puedan darse, descubrir dificultades y resolver conflictos. Porque sí, aunque buena parte del equipo esté en casa, las relaciones personales suelen ir acompañadas de pequeños baches, malentendidos o dificultades que igualmente habrá que solucionar.

Ayudar

Al principio te hemos hablado de empatía. Esta es, de hecho, una de las grandes habilidades que las empresas piden a jefes y empleados. Es imprescindible porque permite a las personas que dirigen y gestionan ponerse en los zapatos de los demás. Con la irrupción de la pandemia todos tuvimos que ponerlos las pilas en digitalización y, aunque por lo general la adaptación ha sido exitosa, muchas personas pueden llegar a sentirse solas e incapaces de subirse a este tren.

A esto tenemos que añadir los efectos negativos que para algunos pueda tener el teletrabajo. Muchos acusan el aislamiento: prefieren el contacto directo con las personas de sus equipos (compañeros y amigos), de modo que es fácil que pierdan el vínculo y el sentimiento de pertenencia. Ayudarles también será clave para que todos los miembros se sientan integrados, optimistas y útiles.

Dosificar

Antes las hacíamos, pero ahora cualquier excusa es buena para convocar una. Hablamos de las videollamadas. La comunicación y los encuentros (por muy virtuales que sean) resultan absolutamente necesarios, pero no hay que abusar. Es decir, conviene convocar las reuniones de equipo que resulten imprescindibles para desempeñar las tareas del equipo con garantías y eficacia, pero no hay que interrumpir continuamente el trabajo de los demás para comentar cualquier jugada.

Nuestra recomendación es establecer una reunión semanal o diaria (las que sean necesarias) a una hora más o menos fija, de modo que todo el mundo cuente con ello. Se pueden convocar reuniones excepcionalmente si hay algún asunto de última hora, pero no hay que acostumbrarnos a la improvisación. Además, en la medida de lo posible, no hay que cancelar o ir modificando las reuniones que ya están convocadas: esto provoca desconcierto y es absolutamente improductivo.

Encontrarse

Todos tenemos asignadas unas tareas determinadas y podemos seguir haciéndolas aunque estemos aislados, pero no por mucho tiempo. Es decir, necesitamos encontrarnos con los demás miembros de nuestro equipo para poner en común los proyectos, tomar decisiones y desarrollar soluciones que sirvan para la empresa. Además de esto, seguramente tenemos la necesidad de preguntarnos qué tal va todo, saludarnos y quizá tomar un café. Organizar encuentros físicos seguros o virtuales puede ayudar a todo el equipo a conseguir la cohesión que necesita, incluso en tiempos difíciles. O, mejor dicho, ahora más que nunca. 

Encontrarnos para charlar, plantear dudas y compartir inquietudes es casi terapéutico. Una necesidad tan humana y natural como la vida. Debe servirnos y ayudarnos para mantener viva la llama de nuestra gente en el trabajo, a fomentar las relaciones de calidad y a hacer crecer juntos el proyecto que tenemos entre manos.

Si buscas profesionales para tu empresa, publica ahora tu oferta en InfoJobs.

PUBLICAR OFERTA

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.