El 11 de febrero se celebró el día de la mujer y la niña en la ciencia. Este día fue aprobado por las naciones unidas con el objeto de lograr acceso y participación plena y equitativa en la ciencia para las mujeres y las niñas y lograr la igualdad y empoderamiento.

¿Sabías que menos del 30% de las personas que se dedican a la investigación son mujeres según la Unesco?

Los desafíos que tenemos por delante para cumplir la agenda para el desarrollo sostenible requerirán el aprovechamiento de todos los talentos, incluido el femenino.

Según la Asociación Española de Digitalización, hasta 2022, se crearían 1.250.000 empleos digitales en España. Y el talento femenino es clave.

Para poder impulsar y apoyar los intereses entre el colectivo femenino, debemos hacer un análisis funcional del contexto e incluso de los motivos y motivaciones y por qué no, un estudio sociológico. Ahondando en este análisis, está de sobra constatado el hecho de que, si una persona no es capaz de visibilizar referentes, es difícil que se pueda potenciar una autopercepción en el área. La proyección de lo que se puede o no hacer, es realmente determinante en nuestra autopercepción.

La generación de referentes sería posible a través de modelos en los medios de comunicación, referentes en la familia e incluso en la educación formal.

Pongamos el foco en los medios de comunicación. La presencia de la femenina en series o películas es muy inferior a la masculina, que es de un 62.9 %. Esta cifra se mantiene desde hace 10 años, así, los estereotipos y referentes reforzados en el ámbito STEM son los masculinos. La influencia de las series en las vocaciones científicas femeninas ha quedado patente en series como CSI o Expediente X.

Día de la mujer y la niña ciencia

Si entramos en materia en lo relativo a la educación formal, por ejemplo, se hace necesario, cada vez más, incluir en los proyectos educativos planes de convivencia y, por qué no, incluso en los Planes de acción tutorial, el impulso de estas materias en el colectivo femenino. Cuántas mujeres y niñas podrían haber cambiado su sentido, carrera profesional y estudios si hubieran tenido una adecuada orientación profesional.

Acabamos de ver proyectos como el de “No more Matildas”, llevado a cabo de por la AMIT y presentado recientemente en la sede del parlamento Europeo en Madrid para incluir a referentes femeninos en los libros de texto de ciencias para corregir el borrado histórico de los libros escolares.

Como sociedad no podemos permitirnos el lujo de desperdiciar el talento femenino, como ningún otro talento. Ni tampoco arrastrarnos por el pasado. Una sociedad que no invierte en ciencia y no desarrolla la investigación está avocada al fracaso, a un menor desarrollo y a una peor calidad de vida de todos sus integrantes.

Elisabeth Corbella Periañez es Responsable de Selección Atos

¿Tu empresa busca profesionales? Publica ahora tu oferta en InfoJobs

PUBLICAR OFERTA

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.