España y Portugal son los dos países de la Unión Europea con las jornadas laborales menos flexibles. En España, las mujeres pueden optar a un permiso por maternidad de dieciséis semanas, pero una gran mayoría de ellas consideran que este es un tiempo insuficiente para adaptarse a la vida del recién llegado. A esta cuestión hay que sumarle el riesgo que corren muchas mujeres de perder oportunidades laborales, así que muchas tienen que bajarse del tren que las llevaba a una carrera profesional plena.

Pero, ¿podemos, desde nuestra empresa, ofrecer a las mujeres que se reincorporan al trabajo la posibilidad de disfrutar de nuevas oportunidades y opciones de conciliación?

Conciliación laboral y familiar después del embarazo

Medidas y permisos especiales 

Además de los consabidos permisos y derechos laborales recogidos en el Estatuto de los Trabajadores, son muchas las empresas que ofrecen otras medidas para ayudar a las madres que acaban de reincorporarse al trabajo, como por ejemplo, la posibilidad de acumular en un mes el permiso retribuido del periodo de lactancia, la reducción de la jornada laboral hasta los 12 meses de edad o la disponibilidad de horas no retribuidas que faciliten la conciliación familiar.

Además, también se ofrece la opción de acumular las vacaciones a la licencia de maternidad aunque haya expirado el año al que correspondan, una reducción de jornada laboral mínima de ¼, en lugar de 1/3 o incluso un permiso laboral especial no retribuido de dos meses, con la posibilidad de seguir reservando el puesto de trabajo. En otros casos, también se ofrecen excedencias especiales de hasta cinco años, conservando la vacante.

Otras cuestiones a tener en cuenta

El regreso al puesto de trabajo después de dieciséis semanas de ausencia, superado el parto, el posparto y la llegada de un recién nacido a casa (eso sin contar que pueden existir ya otros hijos) puede ser una experiencia dura. Dejar el bebé al cuidado de otra persona que no es la madre e intentar recuperar una rutina puede ser ciertamente complicado. Por este motivo, es imprescindible respetar los tiempos y el momento para hacer la vuelta al trabajo de las mujeres más llevadera. Esto debería incluir:

  1. Una flexibilización horaria, con la posibilidad de reducir la jornada, recuperar horas y días y facilitar los horarios de entrada y de salida. Descubre cómo la flexibilidad laboral favorece la conciliación familiar.
  2. Estudiar las jornadas intensivas. Es una opción que muchas empresas aplican para el común de los trabajadores algunos días a la semana o solo los viernes de verano. No obstante, con sentido común y un poco de esfuerzo, las jornadas intensivas podrían aplicarse durante todo el año e incluso para el común de los empleados.
  3. Facilitar el teletrabajo. España es uno de los países de la Unión Europea que menos se aprovecha de esta modalidad de trabajo, pero distintos estudios demuestran que aumenta la productividad y nos ahorra costes. El teletrabajo es una opción fantástica para las madres que quieren pasar más tiempo con sus hijos, pero también es una solución muy práctica cuando los más pequeños se ponen enfermos y no podemos llevarlos a la escuela infantil.
  4. Habilitar espacios y guarderías. Algunas empresas (sobre todo las grandes multinacionales) cuentan con servicios de guardería propios, de modo que las madres y los padres pueden dejar a sus hijos dentro de la empresa, con la tranquilidad que eso ofrece. Además, conviene habilitar espacios para que puedan amamantar a sus hijos o extraerse la leche, en el caso de que hayan optado por la lactancia materna.

También te puede interesar: 5 cosas sencillas que puedes hacer para favorecer la conciliación laboral 

¿Aplicáis medidas especiales para ayudar a las madres a reincorporarse al trabajo después de la baja maternal? Compártelas con nosotros en la sección de comentarios.

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.