Saber trabajar en equipo hoy es una de las habilidades más demandadas por las empresas. Y no es extraño. Una misma tarea puede depender de varios flujos de trabajo y el resultado final de un proyecto nunca es obra de una sola persona. No en las organizaciones que están o quieren estar a la vanguardia. Hoy que estamos por la labor de construir empresas más diversas e inclusivas, lo más lógico es que las personas que componen los equipos sepan organizarse en conjunto, colaborar con personas distintas y, al fin y al cabo, ser capaces de gestar proyectos mucho más ricos y poderosos, con los que la empresa pueda llegar lejos de verdad.

Pero, ¿cómo se hace todo esto? ¿Qué significa exactamente trabajar en equipo? ¿Cuáles son las claves para no meter la pata y triunfar juntos? ¡Vamos allá!

Trabajo en equipo: lo que nunca deberías hacer si quieres tener éxito

¿Qué es del trabajo en equipo?

Cuando hablamos de trabajo en equipo debemos referirnos a todas aquellas tareas y proyectos que llevan a cabo un conjunto de personas que, formando parte o no del mismo equipo, ponen sus conocimientos, habilidades y experiencias a disposición de los demás con un objetivo y/o meta comunes. Se trata de una de las muchas sinergias que pueden implementarse en una empresa para aprovechar al máximo el talento de cada una de las personas que forman parte de la organización y, por tanto, conseguir mejores resultados.

¿Por qué es importante el trabajo en equipo?

En un entorno cada vez más globalizado pierde sentido el trabajo individual e individualista. Todas las herramientas que tenemos a nuestro alcance y que nos han subido al carro de la digitalización están hechas para que podamos trabajar en equipo y de manera compartida. Durante la pandemia aprendimos que estando solos/as lo tenemos mucho más complicado y que es a través de la colaboración, la ayuda y el aprendizaje compartidos que somos capaces de superarlo y superarnos. 

 

trabajo en equipo

¿Qué no debes hacer nunca para que funcione el trabajo en equipo? 

Sin embargo, nos cuesta. Durante muchos años el trabajo en equipo ha caído sobre nosotros/as como una losa. Como ocurría en el instituto o en la universidad, temíamos que siempre hubiera alguien – especialmente tú – que tuviera que cargar con todo, para después dejar que los demás se anotaran el tanto de un proyecto en el que apenas habían aportado nada. Por suerte, hoy estas dinámicas han cambiado y es mucho más fácil encontrar personas plenamente conscientes de lo valiosa que es su aportación al conjunto.

Conseguir que el trabajo en equipo funcione no es fácil, de modo que vamos a darte unas claves para lograr que en tu empresa tengan éxito de verdad. Esto es lo que nunca deberías hacer para que un equipo de trabajo triunfe:

1. Hacer una asignación fallida de los roles

No es una cuestión baladí. Antes de que un equipo comience a trabajar, es fundamental haber hecho un buen análisis de los distintos talentos que o componen. Solo de este modo seremos capaces de asignar bien los roles. Por ejemplo, no tendría sentido que la persona que tiene más desarrollada la capacidad de liderazgo dentro del equipo no tome las riendas del proyecto, ni participe activamente en la organización de las tareas.

2. Abonar un camino de desinformación y rumorología

Esta debe ser una regla no escrita básica para la organización del trabajo de equipo, pero también para el día a día de la empresa, en general. Las premisas y directrices siempre tienen que ser claras, evitando que se difundan rumores e informaciones equivocadas. Podrían dañar muy seriamente la confianza del equipo y generar graves malentendidos.

3. No facilitar buenas herramientas comunicativas

En la era de la digitalización no hay buen equipo que no cuente con herramientas comunicativas ágiles y eficaces. Las soluciones que podemos encontrar a disposición de las empresas son múltiples y variadas, pero conviene dar con aquella que se ajusta a lo que nuestra gente necesita, al mismo tiempo que hacemos propicias las reuniones y encuentros, dentro y fuera de la oficina.

4. No definir claramente los objetivos

Al mismo tiempo que asignamos roles adecuadamente y hacemos todo lo posible para que la comunicación sea fluida, debemos ocuparnos muy seriamente de que todas las personas del equipo tengan claros los objetivos. De otro modo, el trabajo en equipo hará aguas y por mucho capitán que tengamos al mando, terminará por hundirse.

5. Hacer oídos sordos a los conflictos

Que surjan conflictos es completamente normal. Eso debemos tenerlo claro. Por tanto, lo que más nos debe preocupar y ocupar es estar atentos a cualquier contratiempo o conato de conflicto para solventarlo o repararlo antes de que sea demasiado tarde y dañe por completo el buen fluir del trabajo en equipo.

¿Necesitas ampliar tu equipo? ¡Publica ahora tu oferta en InfoJobs!

PUBLICAR OFERTA

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.