La irrupción de la COVID-19 ha sido un mazazo para la sociedad en general. Pero sin perjuicio de todo el daño causado, a estas alturas tenemos ya muy claro que la pandemia ha sido un impulso para la transformación digital. Aunque muchas empresas ya la tenían en marcha, las circunstancias sobrevenidas han acelerado la implantación de nuevas tecnologías que estaban en ciernes y que hoy ya forman parte del día a día de las personas en las organizaciones.

Fichar en cualquier momento y desde cualquier lugar, teletrabajar desde casa o el destino vacacional, firmar digitalmente, agilizar las comunicaciones, acelerar procesos son solo algunas de las tareas que resuelve y perfecciona la transformación digital. Pero, ¿qué es lo verdaderamente importante cuando hablamos de digitalización?

Las tecnologías están y evolucionarán de manera vertiginosa a lo largo del tiempo. Sin embargo, los expertos coinciden en que lo que de verdad hace la transformación digital son las personas. Es vital pues, que así como las organizaciones dedican tiempo e invierten importantes cantidades de dinero en herramientas digitales, sean conscientes de que igual de relevante es contar con un equipo humano que sepa adaptarse a ellas.

¿Es nuestro talento capaz de subirse al tren de la transformación digital? ¿Qué habilidades son clave para conseguirlo?

1. Comunicación

Los procesos de transformación digital suelen ser complejos, en el sentido de que la adaptación puede presentar dificultades para las personas de una organización. Seguramente por esto es muy importante que las personas que están a cargo del proceso o tienen responsabilidades en sus equipos, cuenten con unas buenas habilidades comunicativas.

Los mensajes que deben transmitirse han de ser claros y emitirse de forma ordenada y precisa. Así mismo, las personas que se están adaptando al cambio deben saber encontrar vías ágiles y adecuadas para comunicarse y resolver problemas, aunque antes tendremos que habérselas proporcionado.

2. Liderazgo

La habilidad del liderazgo ha sido imprescindible durante los meses más duros de la pandemia, puesto que una de las principales dificultades con las que se han encontrado las empresas ha sido la de liderar a sus equipos en un momento especialmente incierto para todos.

Una persona con buenas habilidades de liderazgo será más capaz de abordar una dirección y coordinación de las personas que tienen a su cargo para fomentar y facilitar el uso de las nuevas herramientas digitales, así como contribuir a los procesos de adaptación de las personas, que son la parte que suele hacerse más cuesta arriba en los procesos de digitalización.

3. Estrategia

La transformación digital no ha terminado. Aunque muchas empresas ya la han puesto en marcha, las nuevas tecnologías seguirán su curso natural, que es el de la evolución. Nos encontraremos frente a escenarios nuevos y tecnologías que resolverán nuestras necesidades del futuro y, por supuesto, las de nuestros clientes.

La habilidad de la estrategia es imprescindible para saber encontrar la empresa, el producto o la marca en el mapa, ubicarla en una posición e impulsarla hacia el futuro teniendo en cuenta distintas variables, como la competencia, el mercado, los cambios legislativos, etcétera. Solo un buen estratega puede ayudarnos a serpentear ágilmente cada momento. ¡Y cada bache en el camino!

4. Cooperación

El trabajo en equipo es de vital y no solo cuando hablamos de transformación digital. A lo largo del tiempo, la cooperación nos ha permitido construir juntos grandes proyectos. A la hora de trabajar en entornos digitales esta habilidad se hace esencial, porque las propias herramientas nos invitan a cooperar e interactuar en entornos sociales compartidos. Además, la cooperación durante los procesos de adaptación es fundamental, no solo para las personas que pueden quedarse un poco atrás en este sentido, sino para la empresa, que necesita al equipo unido para enfrentarse a los grandes retos del presente y el futuro.

5. Adaptación

Persistir y moverse como pez en el agua en un entorno VUCA no es nada fácil. Pero es ahí donde reside la relevancia de esta capacidad. En el último año hemos sabido adaptarnos, evolucionar y seguir aprendiendo en unas condiciones para nada favorables. Saber adaptarse a pesar de los contratiempos es una habilidad de oro en los tiempos que corren, ya sea para seguir formándonos, aprender autónomamente o desarrollar nuevas habilidades que nos permitan aprovechar al máximo los enormes poderes y ventajas de lo digital.

Si necesitas contratar profesionales para tu empresa, ¡publica ahora tu oferta en InfoJobs!

PUBLICAR OFERTA

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.