Qué es y cómo desarrollar una estrategia de employer branding

La mayoría de empresas ya son plenamente conscientes de que deben tratar tan bien a sus empleados como a sus clientes
13 Sep, 2017
El employer branding es un concepto que suena con intensidad a la hora de hablar de gestión de personal y retención de talento. Pero en realidad no estamos ante nada nuevo.
 
El employer branding como idea nació en Estados Unidos, allá por los años 60. Veinte años más tarde se popularizó en nuestro país, pero hasta hace bien poco no la hemos conocido de verdad en el ámbito de la pequeña y mediana empresa.
 
Pero, ¿qué es exactamente el employer branding?
 
El employer branding es la marca de la empresa con respecto a la contratación. En los últimos años se han hecho muy populares las encuestas que evalúan las empresas como lugares idóneos o no para el desarrollo de las carreras profesionales de los empleados. 
 
La cosa va por ahí. Hablamos de la imagen que tiene una empresa como empleadora para las personas que trabajan en ella, pero sobre todo, para aquellos que podrían ser sus empleados en un futuro. 
 
Es por eso que la mayoría de empresas ya son plenamente conscientes de que deben tratar tan bien a sus empleados como a sus clientes.
 
Cada vez son más los candidatos que antes de prestarse a hacer una entrevista con una empresa, estudian y se informan sobre la manera en que se trabaja, los beneficios a los que pueden optar y sus políticas de flexibilidad o conciliación.
 
Pero el employer branding hay que construirlo y reforzarlo. ¿Sabes por dónde empezar?
 
Cómo desarrollar una estrategia de employer branding
 
El primer objetivo de una estrategia de employer branding debe ser necesariamente el de atraer y retener el mejor talento
 
El desarrollo de una buena estrategia exigirá una visión a largo plazo tanto del departamento de Marketing como del de Recursos Humanos. Con todo, será necesario tener en cuenta los siguientes puntos:
 
Análisis de la situación
 
Para empezar a trabajar en la estrategia, convendrá analizar la situación actual y deseada. Pero también poner el foco. Hay que centrar los esfuerzos para llegar al público deseado y esto implica definir un target o varios. Porque lo más probable es que no todo el mundo vea la empresa de la misma forma. Además, conviene hacer hincapié en los empleados actuales a través de una estrategia interna, puesto que ellos se convertirán en los mejores embajadores de la marca.
 
Una vez sepamos cuál es la imagen de nuestra empresa, tendremos la capacidad de definir unos objetivos y establecer las metas deseadas.
 
¿Por qué vale la pena trabajar aquí? Pasar a la acción
 
Es la pregunta que responde a lo que se conoce como Employee Value Proposition (EVP) y permite subrayar aquellos elementos que hacen que una empresa sea un lugar idóneo para trabajar.
 
En base a esto hay que poner en marcha la maquinaria. Se tratará de desplegar todas aquellas estrategias, tanto a nivel interno como externo, que permitan empezar a construir el employer branding de la empresa. Hay que comunicar al exterior lo mejor de la organización, para que los futuros empleados lo sepan, pero también asegurarse de que aquello que se comunica no es puro humo, sino verdad.
 
Medir el impacto de la estrategia
 
Una vez puestas en marcha las diferentes acciones, habrá que comenzar a trabajar en la evaluación. Es conveniente medir todas aquellas acciones que se lleven a cabo, con el objetivo de comprobar si los esfuerzos son recompensados. 
 
Solo de este modo se obtendrá la información necesaria para seguir mejorando la imagen como empleadores. 
 

¿Buscas personal?

Publica tu oferta

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.