La desconexión digital es un derecho de todos los trabajadores. No importa si trabajan presencialmente o a distancia. El artículo 88 de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre y el artículo 18 de la Ley 10/2021, de 9 de julio, de trabajo a distancia así lo recoge. Sin embargo, sabemos que el 82 % de los empleados españoles siguen respondiendo llamadas o emails fuera de su horario laboral.

Desconexión digital, ¿estás aplicando la ley?

El plan de desconexión digital

Todas las empresas están obligadas a contar con un plan de desconexión digital, sin importar que sus empleados trabajen presencialmente o teletrabajen. Esta es una norma que ya se contemplaba en el artículo 88 de la Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de los Derechos Digitales (LOPDGDD), más allá de la reciente publicación de la ley que regula el teletrabajo. No hay consideraciones respecto al tipo de empresa, el tamaño o el sector. Todas deben contar con un protocolo o plan de desconexión digital en el que se recojan las normas y medidas para garantizar el descanso de los trabajadores. Tanto fuera de su horario laboral como en los periodos de vacaciones. Este derecho tiene que ser respetado aunque el convenio colectivo no indique nada al respecto.

Contacto fuera del horario laboral

Las llamadas quedan fuera de toda duda. No se puede llamar a los trabajadores para pedirles cosas relacionadas con el trabajo fuera de su horario laboral. Pero, ¿qué pasa con los correos electrónicos? ¿Se pueden seguir enviando aunque el empleado no esté operativo? Sí, se puede. Especialmente porque en un entorno cada vez más internacionalizado, es normal que algunos empleados estén trabajando cuando los demás no están operativos. Lo que hay que dejar claro es que los empleados no están obligados en ningún caso de responder los correos electrónicos, cuando se envían fuera de su jornada laboral. Habría que ver, eso sí, qué sucede si se mandan emails, siempre y de manera insistente por parte de los responsables de equipo, fuera del horario laboral.

Una política clara y transparente

El plan o protocolo de desconexión digital que elabore la empresa debe contemplar una política clara y transparente. Este debe incluir información sobre el concepto de desconexión digital. Delimitar el ámbito de aplicación del protocolo y sus objetivos, educar sobre el derecho a la desconexión y establecer una serie de medidas concretas para garantizar este derecho. También se debe indicar la manera de proceder de las personas trabajadoras en modalidad no presencial (total o parcial), el uso y disponibilidad de herramientas tecnológicas y, si fuera necesario, las exclusiones de las medidas: especialmente en aquellas empresas que tengan trabajadores de guardia.

Sanciones por vulnerar el derecho a la desconexión digital

Si en una Inspección de Trabajo se detecta la vulneración del derecho a la desconexión digital, la empresa puede ser sancionada con distintas cuantías, según la gravedad:

  • Entre 620 y 6.250 euros por infracciones graves al transgredir los límites fijados en la jornada laboral.
  • Hasta 40.895 euros por infracciones graves al incumplir la norma de riesgos laborales, si se producen problemas de salud física o psíquica.
  • Hasta 187.515 euros por infracciones muy graves por vulneración del derecho a la intimidad, si la invasión al trabajador es todavía más agresiva.

Si buscas profesionales para tu empresa, publica ahora tu oferta en InfoJobs.

PUBLICAR OFERTA

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.