Aunque muchas veces lo tomemos como una tarea mecánica, redactar el texto de la oferta de empleo es una oportunidad única para atraer candidatos interesantes, captar su atención y conseguir que terminen inscribiéndose en la oferta.

Pero, ¿cómo lograrlo? En primer lugar, es importante que seamos capaces de captar su atención. Es decir, que el candidato lea el anuncio y lo considere lo suficientemente interesante como para profundizar y dedicar más tiempo a estudiar las características de la candidatura.

Al final, si conseguimos comunicar aquello que queremos y despertar el interés y el deseo en el perfil profesional que nos gusta, tendremos unas posibilidades altísimas de que termine inscribiéndose en la oferta. Y por tanto, pase a formar parte de nuestro proceso de selección. Y, ¿cómo podemos trabajar el employer branding desde la propia oferta de empleo? Estas son, para nosotros, las 4 claves.

ofertas employer branding

1. Trabajar la redacción de la oferta de empleo y hacer que sea óptima

La redacción de la oferta de trabajo no solo tiene que ser perfecta. A ver, para empezar, el texto no debe contener ni una sola falta de ortografía y para conseguirlo debemos tener, no solo profesionales preparados para redactarla, sino un corrector de confianza que nos ayude a perfeccionar el texto que anuncia la vacante. Pero hay otra cuestión importante, que tiene que ver con la forma y el fondo del texto. En los últimos tiempos, las empresas más punteras ya están trabajando bajo la premisa de las siglas WIIFM, que hacen referencia a la pregunta en inglés ‘What’s in it for me?‘. Traducida a nuestro idioma sería ‘¿Qué hay para mí en todo esto?’.  Es una buena manera de ponerse en los zapatos del candidato y redactar la oferta en base a sus intereses, necesidades y motivaciones.

Lo que recomiendan los expertos, una vez redactada la oferta, es leerla y tratar de responder esa pregunta. Si no es posible dar una contestación a eso, lo más probable es que la oferta presente carencias en cuanto a contenido.

2. Cuidar los pequeños detalles y la coherencia

Puede que aquellos profesionales que trabajan en el departamento de Recursos Humanos de una gran empresa terminen redactando varias ofertas de trabajo en un día. De hecho, es muy posible que tengan una plantilla que utilicen como modelo base para casi todas las vacantes publicadas. Ojo con eso. Está bien que tratemos de agilizar al máximo nuestro trabajo, pero también es preciso cuidar los pequeños detalles.

Conviene ser cuidadosos a la hora de crear el texto para cada nueva vacante: mimar la redacción desde el principio hasta el final, empleando un lenguaje ajustado a las características y el estilo de nuestra empresa. Sabiendo que nos estamos dirigiendo a una persona única, interesada en trabajar en nuestra casa. Hay que buscar, ante todo, la coherencia. Contarlo también en el seno de la organización para que el mensaje que trasladamos fuera sea el mismo que comunicamos a nuestro equipo humano dentro.

3. Aportar toda la información posible en la oferta de empleo

Muchas empresas deciden guardarse algunas informaciones para ellos, como por ejemplo el salario u otros beneficios que no quieren comunicar externamente, sino más adelante, en la propia entrevista de trabajo. Esta es una fórmula perfectamente válida, pero hay algo que no debemos perder de vista: cuando el candidato lea nuestra oferta de empleo, esta debe parecerle interesante. Puede que no tenga trabajo y que esté buscando uno con urgencia. Pero también cabe la posibilidad de que esté empleado y sencillamente busque encontrar una vacante que mejore su posición actual. Esto hará que, si no podemos ofrecerle claramente nada mejor que lo que tiene, termine por rechazar inscribirte en nuestra oferta.

Esto es especialmente relevante a la hora de contratar personas en posiciones que tienen un escaso nivel de demanda, porque todavía hay pocos profesionales cualificados para ello o porque la vacante exige una formación muy especializada. Puede suceder en aquellas profesiones emergentes, como desarrolladores de software, ingenieros técnicos, analistas de datos, etc., cuyas horquillas salariales se elevan muy por encima de la media.

4. Contar cómo lo hacemos al mundo

En muchas ocasiones, sucede que ponemos en marcha muchas iniciativas interesantes para cuidar a nuestra gente, pero lo hacemos únicamente de puertas para dentro. Y aunque estemos trabajando bien con nuestro talento, el mundo no lo sabrá, a no ser que se lo contemos nosotros mismos. Aquí es muy importante hacer un ejercicio constante de comunicación, que permita a la empresa explicar aquello que está haciendo, siempre siguiendo la regla de la coherencia. Que es un básico a la hora de realizar cualquier acción comunicativa.

Así, es importante explicar primero nuestras iniciativas dentro y, luego, saber contarlas fuera. Y la oferta de empleo es un buen espacio para detallar algunas de nuestras políticas. En este caso, debemos dejarnos ayudar por los contenidos (vídeos, artículos en blogs…) y por cualquier otra iniciativa que nos ayude a comunicar (formaciones, eventos, webinars…). Es una buena manera de llegar al talento nuevo en busca de una empresa interesante en la que trabajar.

¿Necesitas contratar personal? Publica ahora tu oferta en InfoJobs.

PUBLICAR OFERTA

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.