Tenemos más claro que nunca que las personas son lo más importante en nuestra empresa. Y si ellas lo son, la salud pasa a jugar un papel fundamental. Esto era algo que muchos teníamos claro de antes, pero lo cierto es que la pandemia ha puesto en el foco aquellas cosas que son verdaderamente esenciales en la vida y, por supuesto, en la empresa, que es un reflejo de la misma. Una de las malogradas herencias de este traumático proceso ha sido (y es), sin duda, el deterioro de la salud mental de las personas.

Según datos del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), durante el primer año de pandemia, al menos un 6,4 % de la población ha tenido que acudir a un profesional de la salud mental por algún síntoma, la mayor parte mujeres, por ansiedad (44 %) y depresión (35 %).

La pandemia, además, ha aumentado la inactividad física, tanto en mayores como en jóvenes, lo que sin duda atenta contra los buenos hábitos recomendados para mantener un estilo de vida saludable.

Muchas empresas han tomado conciencia de lo importante que es poner en marcha programas que cuiden de la salud mental de sus empleados, favoreciendo la socialización, especialmente en aquellos que siguen teletrabajando o están inmersos en un modelo de empleo híbrido (esto es, trabajando algunos días desde casa y otros desde la oficina).

Cada vez son más las que intentan poner en marcha programas que también fomenten los buenos hábitos alimentarios y, por supuesto, la actividad física. Pero, ¿por qué es importante hacerlo desde la empresa? ¿Qué ganamos nosotros con ello?

deporte

Las personas son nuestro verdadero capital

Uno de los grandes Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) impulsados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) pasa por conseguir la salud y el bienestar de todas las personas en el mundo. ¿Sabías que, según datos de este mismo organismo, cada año podrían evitarse entre cuatro y cinco millones de muertes si las persona se mantuvieran más activas físicamente? Las personas son necesarias para las empresas. Tanto, que cualquier achaque en su salud física puede contribuir, no solo a su malestar, sino al descenso de la productividad y al mal funcionamiento de la empresa.

Una persona sana tiene la energía necesaria para seguir desempeñando sus tareas profesionales en condiciones, con optimismo y aportando positivamente el proyecto. Por eso es imprescindible que desde Recursos Humanos sirvamos como altavoz para fomentar el deporte.

La OMS recomienda al menos entre 150 y 300 minutos de actividad aeróbica moderada a la semana para los adultos. Esta actividad física puede integrarse en el trabajo (si tiene un componente físico), pero los que permanezcan sentados durante largas horas en un mismo puesto, necesitarán otras actividades complementarias, como ir en bicicleta, desplazarse a pie de un lugar a otro y sumar las tareas cotidianas y domésticas. ¡Porque todo cuenta en la ecuación!

Hay que recordar a nuestros equipos que el sedentarismo puede incrementar el riesgo de cardiopatías, cáncer y diabetes de tipo 2. De ahí que sea fundamental limitar la inactividad y mantenerse físicamente activos. ¡Es buenísimo para la salud!

El deporte contribuye a la salud física y mental

Nuestro cuerpo funciona como un engranaje y por eso decimos que mantenerlo engrasado – esto es, en óptimo estado físico – es fundamental para su buen rendimiento y, por tanto, para nuestra salud física. Sin embargo, el deporte – o la actividad física – también es esencial para la salud mental. Hay estudios médicos que confirman que además de ser beneficioso para la salud física, el deporte es un gran impulsor de la salud mental.

Nos permite incrementar la autoestima y la autoconfianza, además de mejorar la memoria, la estabilidad emocional y el funcionamiento intelectual. Las personas que hacen deporte a menudo o desarrollan alguna práctica que cultiva el bienestar físico se sienten más enérgicas, independientes y válidas.

Por si esto fuera poco, hay actividades específicas que además de reforzar la elasticidad y la tonicidad muscular, influyen poderosamente en el ánimo de las personas y en la fortaleza de sus emociones. Nos referimos, claro está, al yoga y a otras prácticas como la meditación o incluso al boxeo.

Es muy fácil poner en marcha iniciativas

Puede que se te haga una montaña, pero es más fácil de lo que piensas. Hay muchas empresas que se apuntan a torneos deportivos comunitarios o que organizan ligas propias dentro de la empresa. En realidad quizá tan solo hace falta estar atento a los próximos eventos deportivos que se celebrarán cerca para animar a vuestra gente a participar. Muchos están vinculados a iniciativas solidarias. De este modo, seguro que a muchas más personas les apetece participar.

Además, podéis buscar más información sobre empresas que trabajan para desarrollar planes deportivos en organizaciones. Y, por supuesto, lanzar iniciativas dentro de la propia oficina, que fomenten la desconexión, la alimentación saludable y prácticas cotidianas sencillas, como el yoga o la meditación. ¡Seguro que salís reforzados con ello!

Si buscas profesionales para tu empresa, publica ahora tu oferta en InfoJobs.

PUBLICAR OFERTA

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.