«El único hombre que no se equivoca es el que nunca hace nada». Goethe.

Errar es humano. A todos nos puede pasar y, de hecho, forma parte de la experiencia del aprendizaje. A veces la causa puede estar en un descuido, en una mala previsión o, sencillamente, estar radicado en la ignorancia. En cualquier caso, lo que de verdad nos ayuda a dimensionar la magnitud del error son las consecuencias. Estas pueden ser nimias, exigir una rectificación o, en el peor de los casos, resultar irreparables. De ello dependerán también las reacciones.

¿Se puede gestionar con acierto e inteligencia el error cometido por un trabajador/a? ¿Qué podemos hacer para no vuelva a ocurrir? ¿Qué errores podrían llegar a ser motivo de despido? 

¿Qué hacer cuando un trabajador comete un error?

Conocer e investigar el origen y el alcance del error

Es muy normal que nos demos cuenta de que se ha cometido un error porque un cliente o un colaborador/a ha emitido una queja. En ese caso, lo más prudente es actuar con cautela y responsabilidad. Una mala reacción puede generar malentendidos, dañar poderosamente la autoestima de un trabajador/a, mermar su motivación o incluso tener efectos sobre todo el equipo y la empresa. Por tanto, una vez notificados del error, nuestro objetivo tendrá que ser conocer al detalle lo sucedido, ir a los orígenes y, por supuesto, hablar con todas las partes implicadas.

Las conversaciones, en privado

No es conveniente, en absoluto, hablar en público sobre el error cometido. La discreción debe ser la prioridad siempre. Es muy importante hacerlo de este modo para no poner a la persona que ha cometido el error en una situación incómoda, con la que se sienta todavía más hundida. Ten en cuenta que si es consciente del error, seguramente se sentirá responsable del mismo y se encontrará en una situación de gran vulnerabilidad.

Detalla el error y la solución

Durante vuestra conversación, será necesario enfocar el error desde un punto de vista objetivo. Conviene indicarle al empleado/a por qué se ha producido el error, cuáles han sido las consecuencias y de qué manera se dará solución al problema. Hay que asegurarse de transmitir que no estamos ante una cuestión personal, sino ante un error que puede dañar a la empresa, especialmente si no se corrige.

¿Qué hacer cuando un trabajador comete un error?

Ofrece la posibilidad de mejorar

¿Estás bien? Es una de las preguntas más adecuadas que puedes hacerle al empleado/a durante vuestra conversación. Especialmente si intuyes que el error forma parte de una cadena de contratiempos debidos a una caída en su rendimiento. Es posible que detrás de esto exista alguna situación personal anómala o que se esté produciendo algún conflicto en el propio trabajo, dentro del equipo o el departamento. Quizá puedas proponerle alguna solución para mejorar sus habilidades o formarse en un ámbito determinado.

Concede tiempo y nuevas oportunidades

La gravedad del error – partiendo siempre de que no se trata de un fallo deliberado – tendrá unas consecuencias u otras, eso está claro. Sin embargo, no habrá margen de mejora si no concedemos tiempo y confianza al empleado/a. Seguramente necesitará un tiempo para aprender de lo sucedido, recapacitar e incorporar nuevos conocimientos y habilidades. Sé paciente con esto: tu objetivo debe ser siempre el de conseguir un equipo fuerte y resiliente. ¡Y este es el mejor camino!

¿Necesitas ampliar tu equipo? ¡Publica ahora tu oferta en InfoJobs!

PUBLICAR OFERTA

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.