Un día estuviste en su lugar: fuiste candidato/a. Y puede que en otro momento de tu vida vuelvas a estar en sus mismos zapatos. Hoy vamos a proponerte un ejercicio en el que serás tú quien nos proporcione las respuestas y al mismo tiempo, te las proporciones a ti mismo/a. Es una buena manera de comenzar a mejorar. Queremos hablarte de cómo hacer tus procesos de selección más humanos. 

Enfrentarse a una entrevista de empleo y a todo lo que entraña un proceso de selección es complicado. Cuando buscamos trabajo lo hacemos porque no tenemos o porque estamos deseando cambiar nuestro rumbo profesional, dejando atrás la seguridad que nos ofrece la certeza de tener empleo. Nos invade una mezcla perfecta entre nerviosismo, incertidumbre y emoción, de modo que es perfectamente normal que nos sintamos inquietos/as. Por eso es fundamental que la persona o equipo de personas que estén al otro lado hagan lo posible por desplegar un proceso de selección correcto en todos los aspectos.

Ojo, que no se trata de hacer terapia. Pero de un tiempo a esta parte sabemos de sobra que cuidar a nuestros candidatos/as en los procesos de selección (sean o no sean finalmente los elegidos) es una buena manera de mejorar nuestro employer branding o marca empleadora. De este modo, lo que conseguiremos es transmitir una imagen impecable de nuestra organización para obtener el mejor talento ahora o más adelante.

Y como aquello que no se mide no se puede mejorar, iremos directamente al corazón de tus procesos de selección. ¿Cómo crees que lo estás haciendo ahora? Tu respuesta a las siguientes preguntas puede ayudarte a marcar el camino de tus mejoras.

 

 

¿Has definido bien tu plan de reclutamiento?

Ninguna empresa contrata por contratar, pero es fundamental que antes de ponerte manos a la obra con la definición del puesto, sepas exactamente por qué necesitas a alguien haciendo esas funciones en ese puesto. Por tanto, es conveniente identificar las necesidades de la empresa, evaluando el tipo de puesto que se va a cubrir. ¿Será un puesto fijo o una sustitución? ¿Necesitaremos contratar a jornada completa o solo media?

A partir de ahí, pondremos en marcha el plan de reclutamiento. Está claro que la planificación será distinta para cada una de las vacantes que necesitemos cubrir, pero igualmente hay que identificar las diferentes etapas del reclutamiento (publicación de ofertas, recepción de CV, cribado, contacto, entrevistas, etcétera). Definir tiempos y responsabilidades nos ayudará a configurar un proceso de selección óptimo.

¿Has redactado la oferta de empleo perfecta?

Del mismo modo, habrá que definir las características y responsabilidades del puesto en un documento interno. Este nos ayudará a elaborar a posteriori la oferta de empleo y, por tanto, a establecer nuestro primer contacto con el candidato/a. Y este primer contacto tiene que ser bueno. La oferta debe estar bien redactada e incluir toda la información que el candidato/a necesita, de una manera ordenada, clara y atractiva. Así pues, es primordial tener bien identificadas las necesidades y el puesto para ponerlo negro sobre blanco, en un texto atractivo, completo pero ligero, que sea fácil de leer y que a su vez contenga todo lo necesario.

¿Empleas los canales adecuados para dar a conocer la vacante?

Si quieres encontrar al candidato/a adecuado/a, tendrás que saber dónde buscarlo/a. Por eso debes elegir los canales adecuados. InfoJobs es el lugar idóneo para publicar tus ofertas de empleo, pero no olvides compartirlas en tus redes sociales. Es fundamental que sepas encontrar aquella en la que puedes localizar a la tipología de candidatos/as que necesitas y que te ocupes, tú o la persona más adecuada del equipo, a realizar publicaciones periódicas, resolver dudas y promocionar los puestos vacantes de la manera más adecuada.

¿Cuidas siempre tu lenguaje y tus formas con los candidatos/as?

¡Son los de tu empresa! Se supone que lo de ser educados/as y cuidar las formas va en el sueldo, pero en el caso de aquellas personas que trabajan gestionando personas, el cuidado del lenguaje y de las formas es todavía más importante. Como te decíamos al principio, los candidatos/as que están al otro lado se encuentran en un momento especialmente delicado. Son más vulnerables, sienten nerviosismo e incertidumbre, así que es importante ayudarles a quitar hierro al asunto y establecer con ellos un contacto correcto, cordial y lo más natural posible.

 

¿Estás haciendo sentir bien a tus candidatos durante los procesos de selección?

 

¿Eliges adecuadamente a los candidatos/as?

Como el tuyo, el tiempo de los candidatos es oro. Si sienten que les estás haciendo perder el tiempo, no se sentirán bien tratados. Por eso es fundamental que hagas un buen filtrado de los CV y que elijas a los candidatos/as más adecuados para formalizar las entrevistas justas y necesarias.

¿Te preparas bien la(s) entrevista(s) de trabajo?

Todo tiene que estar preparado. Desde el momento en que publicas la oferta de empleo hasta que cuelgas el teléfono tras anunciarle al candidato/a que el puesto es suyo. Las entrevistas de trabajo, ya sean llamadas telefónicas de cribado o presenciales, tienen que realizarse de acuerdo con un guion y estar bien estructuradas. No puedes dar al candidato/a la sensación de estar improvisando. Del mismo modo, tienes que estudiar bien su CV y hacerle las preguntas más adecuadas para que sienta que la empresa valora su candidatura.

¿Contactas con los candidatos/as que no seleccionas?

Es fundamental. Los candidatos/as que no has seleccionado estarán esperando una respuesta por tu parte. Y es natural. Ellos han invertido tiempo e interés en tu empresa, de modo que indicarles el motivo por el que no encajan en la vacante actual es lo mínimo que podemos hacer. Si te interesa poder contar con este talento en un futuro y seguir trabajando en tu marca empleadora, será bueno que establezcas un protocolo claro con respecto a las comunicaciones a los candidatos/as no seleccionados/as.

¿Tienes un plan de onboarding bien pensado?

Si has conseguido hacer sentir bien a los candidatos/as hasta el momento de la contratación, habrás hecho un buen trabajo. Pero hay que seguir. Aquellos7as que sean contratados/as tendrán que aterrizar en la empresa con el mejor pie posible. Y eso requerirá un buen plan de onboarding, con el que sientan una cálida bienvenida y empiecen su andadura en la organización con la sensación de estar en el lugar idóneo.

¿Necesitas ampliar tu equipo? ¡Publica ahora tu oferta en InfoJobs!

PUBLICAR OFERTA

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.