Las referencias son una buena forma de obtener más información sobre el candidato, pero sobre todo, de contrastar y respaldar todo aquello que ha indicado en las entrevistas sobre su capacidad y aptitudes en anteriores puestos de trabajo. Son importantes siempre que podamos obtener una opinión fiable y equilibrada del candidato.

Las referencias deben ser solicitadas a las empresas en que el candidato ha trabajado anteriormente, pero nunca a la que trabaja actualmente, por razones obvias de confidencialidad. Conviene no hacer caso a las recomendaciones de familiares o amigos que nunca han trabajado con el candidato, pues aunque la persona sea muy válida en el terreno personal, puede no ser apta para ese puesto de trabajo concreto.

Lo más apropiado es obtener las recomendaciones a través de superiores o personal senior de la empresa con los que el candidato ha trabajado directamente. Si tiene poca experiencia profesional, podemos pedir información a profesores que podrían dar detalles sobre su perfil de estudiante y/o sobre la realización de prácticas, trabajos o tesis que puedan servir para evaluar sus aptitudes y su desempeño en el nuevo puesto.

Lo más recomendable es pedir al candidato una manera de contactar con una persona que pueda dar referencias suyas (nombre y apellidos, email y/o teléfono). En caso de necesitar más información, podemos pedir al recomendador una segunda persona o cargo que pueda recomendar al candidato. Esta podría aportarnos un punto de vista distinto, al no haber sido proporcionada directamente por el optante. 

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.