Un contrato de trabajo es el acuerdo, formalizado por escrito o de palabra, al que llegan empresario y trabajador para que este segundo preste determinados servicios por cuenta del primero y bajo su dirección, a cambio de una retribución dineraria. Es obligatorio que sea por escrito cuando así lo exija una disposición legal y siempre en los contratos de prácticas o formación. También en aquellos en los que se describe la realización de una obra o servicio determinado, los que son a tiempo parcial, fijo discontinuo, de relevo y a domicilio o para los trabajadores contratados en España que prestan servicio a empresas españolas en el extranjero. 

Quién puede ser contratado

Pueden ser contratadas todas aquellas personas, mayores de 16 años, que no se hayan visto privadas de su capacidad de obrar por medio de una sentencia judicial. Los menores de 16 años, previa autorización de los padres, podrán participar en espectáculos públicos siempre y cuando su intervención no suponga un peligro para su integridad física y psicológica.

Por su parte, los menores de 18 años no podrán trabajar en horario nocturno (cuando al menos tres horas de la jornada de trabajo se desarrollen entre las diez de la noche y las seis de la mañana), realizar horas extraordinarias ni tampoco prestar servicios en puestos de trabajo declarados insalubres, penosos o nocivos que puedan afectar de forma directa o indirecta a su desarrollo. 

Sobre el período de prueba

El período de prueba es una cláusula optativa que siempre deberá estar especificada por escrito en el contrato de trabajo. Su duración máxima está establecida en los Convenios Colectivos, aunque en su defecto no podrá exceder los seis meses para técnicos titulados ni los dos meses para el resto de trabajadores. 

Sobre la duración

Un contrato de trabajo puede ser indefinido (fijo) o tener una duración determinada (temporal). Y aunque en principio es indefinido y a jornada completa, cualquier cambio que establezca lo contrario deberá ser indicado en el contrato por escrito.

Derechos y deberes

El trabajador tiene que cumplir las obligaciones concretas del puesto de trabajo. Esto incluye acatar las medidas de seguridad e higiene adoptadas y las órdenes e instrucciones del empresario. No podrá realizar la misma actividad que hace la empresa en competencia con ella y deberá contribuir a través de su labor en la mejora de la productividad.

El trabajador tiene derecho a ocupar de manera efectiva su puesto de trabajo durante toda la jornada. Podrá optar a la promoción y a la formación dentro de la empresa y recibir puntualmente la remuneración pactada con el empresario. La empresa deberá respetar en todo momento su integridad física e intimidad.

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.