El trabajo en equipo es esencial. Una estrategia corporativa adecuada permitirá fomentar y optimizar la productividad en el trabajo, tener a los profesionales motivados y alcanzar objetivos superiores.

A continuación, te contamos en qué consiste el trabajo en equipo, cómo impulsarlo y mejorar su eficacia y, sobre todo, cuáles son los beneficios que te aporta. Fundamentalmente, una mayor productividad laboral, un mejor aprovechamiento del talento y una rentabilidad superior.

¿Qué es y qué aporta el trabajo en equipo?

Trabajar en equipo es colaborar de forma coordinada, inteligente y enfocada hacia objetivos compartidos. Cada uno se pone al servicio de una realidad que le supera: el bien del equipo. El líder del equipo es clave para organizar correctamente a las personas y mantenerlas cohesionadas y motivadas.

¿Cuáles son las bases para el trabajo en equipo?

Al crear un equipo de trabajo sugerimos tener en cuenta estos puntos:

  • Formación multidisciplinaria. Te sugerimos optar por perfiles variados para que dispongas de habilidades diferentes y complementarias.
  • Capacidad de comunicación y escucha. Tu equipo precisa interrelacionarse en un clima de compromiso y confianza.
  • Liderazgo. El líder del equipo además de fijar el objetivo y la dirección también cohesiona, motiva e impulsa.
  • Incentivación. Te aconsejamos, buscar fuentes alternativas al plano económico: reconocimiento, feedback, formación, promoción, flexibilidad horaria, ventajas de conciliación y otros detalles personalizados son buenas opciones.

¿Cuáles son los beneficios de trabajar en equipo en las empresas?

Contar con una cultura organizativa y una estrategia corporativa basada en el trabajo en equipo es sinónimo de productividad, rentabilidad, motivación, implicación, buena imagen y mayor capacidad competitiva.

Aprovechamiento del talento

Descubrir y reclutar a personas nuevas es imprescindible, aunque podría no ser suficiente. El siguiente paso es aprovechar y seguir estimulando al talento. La capacidad de aprender que tienen los mejores tendría que ser alimentada o impulsada por el ambiente laboral que les ofreces. Te recomendamos crear equipos de trabajo formados por gente cualificada, ya que de esta manera será más fácil que alcances los objetivos operativos.

Más y mejores ideas

Cuando varias personas colaboran en pro de un mismo objetivo, el número de perspectivas, ideas, competencias y conocimientos que se manejan son muy superiores porque aportarán contribuciones más idóneas.

Compromiso empresarial

Colaborar implica descubrir, comprender y comunicarnos con otros compañeros. Ese ambiente acaba calando en la organización: verás aumentados la implicación y los lazos emocionales de los miembros del equipo.

Multifuncionalidad

Te recordamos que si un profesional siempre hace lo mismo, no será fácil que deje de actuar y pensar del mismo modo. Pero, si le das la oportunidad de relacionarse con otras personas que hacen cosas diferentes, ampliará sus miras, su pensamiento lateral y estará en condiciones de evolucionar en positivo. Al trabajar en equipo, aprendemos de nuestros compañeros y tomamos conciencia de cómo desempeñar otras tareas que antes nos resultaban ajenas y desconocidas.

Mayor motivación

En general, formar parte de algo importante e ir logrando metas sucesivas motiva mucho más que la burbuja del individualismo. Tomar decisiones, realimentarse con los resultados y participar en un sistema de recompensas hace a los miembros de tu empresa más participativos, productivos y felices.

Clima de confianza

Las jerarquías pierden influencia en la organización, por lo que la gente se siente más libre y confiada para tomar iniciativas. La empatía, la comunicación y la implicación aumentan, lo que propicia un clima laboral más agradable y poderoso.

Si aspiras a que la empresa pase a un nivel superior, te aconsejamos fomentar una cultura basada en el trabajo en equipo para lograr tus objetivos empresariales. Sus ventajas son múltiples, tanto a nivel individual como corporativo. Los profesionales estarán más implicados, motivados y felices, se comunicarán mejor y aprenderán más y mejor de sus compañeros. Así, el talento se aprovecha al máximo y se alimenta a sí mismo, creando líneas de aprendizaje. Para la organización, las consecuencias positivas también son numerosas: el talento bien aprovechado se traduce en productividad laboral, y esta, en capacidad competitiva y rentabilidad.

¿Quieres encontrar talento para tu empresa? ¡Entra en InfoJobs, publica tus ofertas de empleo o utiliza nuestra base de datos!

PUBLICA TU OFERTA

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.