La coordinación entre las personas que trabajan en una misma empresa es vital para llegar a un mismo objetivo común con éxito. Sin embargo, son muchas las corporaciones que no trabajan cohesionadas porque las órdenes que se emiten y se reciben no están en absoluto alineadas. Estos comportamientos anómalos tienen una consecuencia directa: la desmotivación de nuestros empleados y el mal clima laboral.

 

Los especialistas en Recursos Humanos de la empresa tienen un papel fundamental en ese sentido. Una de las obligaciones de este departamento es la de gestionar los recursos humanos en lo psicológico, lo jurídico y lo empresarial y es precisamente ahí donde entra en juego nuestra responsabilidad de mantener una buena comunicación interna, que a su vez mejore el ambiente laboral. Pero, ¿por dónde empezar?

 

1. Crea un manual corporativo y de bienvenida. Resultará válido para nuevos empleados, pero si todavía no lo tenéis, se convertirá en una herramienta imprescindible para todos. Además de dar la bienvenida al empleado, este manual puede incluir toda la información que debe estar en manos de todas las personas que trabajan en la empresa: misión, política y valores de la corporación, organigrama, procedimientos básicos, normas internas, recursos y todo aquello que creas que pueda resultar útil para el trabajo diario.
2. Abre nuevos canales de comunicación. Si bien no es necesario informar a los empleados de absolutamente todo lo que ocurre en la empresa, sí es importante que sepan de primera mano si hay algo que puede afectarles. Para transmitir estas informaciones se pueden llevar a cabo reuniones periódicas, pero también pueden resultar útiles las newsletters, revistas internas o circulares, ya sea en papel o en formato electrónico.
3. Pon en marcha un buzón de sugerencias. Un buzón de sugerencias bien usado puede convertirse en una herramienta muy útil para conocer las inquietudes y opiniones directas de los empleados sin necesidad de pasar por situaciones incómodas o desagradables.
4. Un tablero de anuncios. Como los de toda la vida. Si no queréis saturar vuestro correo electrónico, siempre tenéis la opción de instalar en vuestra oficina un tablero de anuncios para colgar noticias puntuales e importantes, cuestiones circunstanciales e incluso urgentes. También es interesante fomentar desde ahí la participación de los empleados, que pueden usar este medio para comunicarse entre ellos y poner en marcha iniciativas interesantes. ¿Qué tal si comemos juntos los jueves? ¿Y si compartimos coche para ir y venir del trabajo?
5. Reuniones y encuentros periódicos. No basta con comunicarnos por escrito. Vernos, mirarnos y hablar es vital para cohesionar los equipos y conocer a las personas. Es imprescindible programar reuniones periódicas para ofrecer información y ponernos al día, pero también es interesante crear eventos extraordinarios para reforzar la pertenencia a la empresa y estar juntos en un ambiente más distendido.

 

¿Estáis trabajando a conciencia en la comunicación interna de la empresa o sigue siendo vuestra asignatura pendiente?

 

¿Buscas personal?

Publica tu oferta

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.