El liderazgo es fundamental en cualquier empresa que se precie, porque de este depende la capacidad de transformación y el futuro de una organización. Sin un liderazgo claro y determinante, la empresa puede hacer aguas fácilmente y despistarse de sus objetivos a corto y largo plazo. Pero, no todas las empresas tienen el mismo liderazgo, porque no todas las empresas tienen a los mismos líderes, ni idénticas proyecciones de futuro.

Dentro de una organización, un líder es una persona capacitada para transmitir valores, actitudes y comportamientos, con los que transmitirá una filosofía determinada y marcará un estilo de trabajo muy concreto. Puede que la huella que deja en su equipo de trabajo sea profundamente inspiradora o que resulte todo lo contrario.

Existen distintos tipos de liderazgo, sí, pero ¿conoces exactamente cuál es el que se está aplicando en tu empresa? ¿Todo funciona sobre ruedas o crees que deberías cambiar la tipología de líder que más le conviene a tu organización?

¿Cuáles son los principales tipos de liderazgo?

Ha quedado claro que no todos los liderazgos son iguales. Pero, ¿cuáles son los que habitualmente se aplican en las empresas españolas? Un estudio que hemos realizado desde InfoJobs sobre los tipos de liderazgo en España, confirma un total de cinco, que son los siguientes, ordenados según las preferencias manifestadas por los trabajadores españoles encuestados:

1. Liderazgo transformacional

Se centra en el capital humano, en los miembros de su organización, para conseguir el cambio que busca. Sabe que la transformación de la empresa sólo es posible a través de ellos, por eso les valora, les invita a participar y les motiva. Su actitud potencia el compromiso de los trabajadores y su implicación en los proyectos que los asumen como propios. Hacer crecer al equipo.   

2. Liderazgo democrático o participativo

Este tipo de liderazgo se caracteriza por crear entusiasmo entre los trabajadores al priorizar la participación de todo el grupo. El líder promueve el diálogo entre sus seguidores para tener en cuenta las opiniones del grupo, pero la decisión final la toma el superior.

3. Liderazgo laissez-faire/o delegativo

Es un estilo de no intervención y falta de feedback regular. El líder laissez-faire interviene solo cuando es necesario y con la menor cantidad de control posible. Es un estilo no autoritario que se basa en la teoría de que los empleados con mucha experiencia, entrenamiento y motivación, necesitan menos supervisión para ser productivos. Se puede aplicar cuando las organizaciones o los equipos son muy maduros.  

4. Liderazgo transaccional

El liderazgo transaccional se basa en transacciones, es decir, en procesos de intercambio entre los líderes y sus seguidores. Los seguidores reciben premios por su desempeño laboral y el líder se beneficia porque ellos cumplen con las tareas. Típico de equipos de ventas, comerciales…

5. Liderazgo autocrático

Permite que los supervisores tomen decisiones y fijen las directrices sin la participación del grupo. El líder concentra todo el poder y nadie desafía sus decisiones. Es un ejercicio de liderazgo unidireccional, lo único que tienen que hacer los subordinados es obedecer las directrices que marca el líder.

¿Qué prefieren los profesionales?

El estudio revela que la mayoría de profesionales prefieren optar por el modelo transformacional (37%), más centrado en las personas, aunque este solo se aplica actualmente en un 16% de los casos. Queda claro que el liderazgo que tiene en cuenta a los equipos humanos es el que más interesa a las personas, que en segunda posición señalan el modelo democrático como más deseado (35%), presente en mayor medida en las empresas actuales (27%).

Y si estos no son los más aplicados, ¿cuál es el modelo que, a pesar de no ser el que más gusta, impera en la mayoría de empresas? El liderazgo autocrático. Los líderes que concentran todo el poder en su persona y que no se muestran abiertos a escuchar las opiniones del equipo no son, en absoluto, los preferidos por los trabajadores (2,5%). Sin embargo, en las empresas españolas sigue imperando este modelo, que reconocen como realidad presente el 34,5% de los españoles.

Existen otros modelos que cuentan con una aceptación más discreta (entre el 11% y el 14,5%) y que son el delegativo o laissez-faire y el transaccional, pero por su naturaleza, son más adecuados para perfiles profesionales muy concretos, como por ejemplo profesionales muy experiementados o equipos comerciales que trabajan por objetivos.

La edad, un factor clave

Es importante tener en cuenta, además, que la edad es un factor clave a la hora de decantarse por un modelo u otro. Así, mientras los profesionales más jóvenes se decantan más por el modelo democrático o participativo, los más mayores van decantándose progresivamente por el modelo transformacional, que del mismo modo tiene en cuenta a los trabajadores como parte esencial del futuro y la transformación de la empresa.

En todos los casos, eso sí, el modelo autocrático pierde la aprobación tanto en jóvenes como en mayores, signo inequívoco de que el mando y ordeno de los jefes de antes debería pasar ya a mejor vida.

¿Quieres ser un líder? Descubre las 18 habilidades más importantes que debes tener.

¿Buscas nuevo talento para mejorar tus capacidades de liderazgo? Entra ahora a InfoJobs y publica tu oferta o utiliza nuestra base de datos.

PUBLICA TU OFERTA

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.