Como cantaba Britney Spears: “Oops, lo hemos vuelto a hacer”. Somos humanos y por naturaleza nos equivocamos, y hasta que no llegue la hora de tener robots bajo nuestra responsabilidad, seguirá sucediendo.

A modo de inspiración, empezaremos contando una historia. En 1894, los hermanos Kellogs, tenían un spa de salud donde se especializaban en desintoxicar a sus pacientes con una receta de maíz. Una vez, los empleados accidentalmente dejaron maíz hervido en una olla por varios días. La mezcla se volvió mohosa, pero el producto que emergió era seco y espeso. De lo que parecía un error nacieron los copos de maíz que conocemos hoy en día.

¿Moraleja? Es la forma en la que miramos los errores lo que los puede volver un total desastre o una oportunidad de éxito.

Por eso hemos enumerado siete consejos para ayudarte a convertir los errores de tus empleados en éxitos, utilizando el feedback constructivo.

  1. Empieza con una autoevaluación:

Un buen primer paso para hacer evaluaciones de desempeño es pedirles a tus empleados que completen una autoevaluación antes de reunirte con ellos. Esta es la forma más fácil de ver cómo perciben su propio trabajo, y desde esa base comenzar la sesión de feedback constructivo

  1. Mantén abierta la comunicación:

Al hablar con tu empleado, puedes descubrir algunas cosas: ¿hay desafíos del rol que él desconocía? ¿Tiene problemas con otros compañeros de trabajo que obstaculizan su rendimiento?

Si este es el caso, trata de modificar su opinión demostrando humildad y adaptabilidad. También debes estar preparado para sugerir posibles cambios en el flujo de trabajo y los procesos internos. Recuerda: la idea es encontrar soluciones.

  1. Céntrate en el trabajo:

Esto es clave: no importa qué tan incómodo estés acerca de dar un feedback negativo, tú tienes un equipo que liderar. Tu objetivo principal es obtener el mejor rendimiento posible de tu empleado y, a su vez, ayudarlo a obtener el máximo provecho de su carrera.

  1. Resalta las fortalezas:

Puedes pensar que una sesión de feedback se enfocará en las debilidades, pero en realidad es una buena idea enfocarse en desarrollar fortalezas. Entrenar a un empleado para perfeccionar y desarrollar sus habilidades es clave para ayudarlo a desempeñarse en un nivel superior y para que aporte el máximo a la empresa.

  1. Ponte en sus zapatos:

Todos tenemos problemas personales. Por ejemplo, un divorcio, pasar la noche en vela cuidando a los niños o simplemente tener un mal día; pregúntale qué le afecta y ofrécele tu ayuda y empatía.

  1. Elabora un plan de acción:

Acabas de darle a tu empleado un feedback terrible. ¿Qué se supone que debéis hacer ahora? Es tu responsabilidad trabajar con él para elaborar un plan de acción de los pasos específicos a seguir. Crea una lista de objetivos a corto y largo plazo para solucionar los problemas.

  1. Continúa aportando comentarios:

Cuando hayáis desarrollado el plan, asegúrate de hacer un seguimiento continuado para confirmar que todo vaya por buen camino.

Recuerda que el feedback constructivo toma tiempo, pero que bien aplicado sirve para corregir ciertos hábitos y actitudes. Sé paciente y comprensivo, y el cambio llegará.

Si has tenido mala suerte, y el feedback constructivo no ha surtido efecto, probablemente sea una buena idea comenzar a tomar medidas para evitar que siga ocurriendo lo mismo. Revisa los perfiles que tenemos disponibles y encuentra en InfoJobs un empleado que se adapte mejor a tus necesidades:

Publica tu oferta

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.