Las habilidades blandas se han convertido en indispensables, debido a la importancia de la gestión de las emociones.

Se trata de un conjunto de habilidades, personales e interpersonales, relacionadas con la comunicación, la inteligencia emocional, o la actitud. Se manifiestan de manera práctica en la comunicación; la resolución de conflictos; la integración y el proceso de la información, así como la responsabilidad para la toma de decisiones o la capacidad de planificación y organización del trabajo.

Si establecemos un paralelismo con la terminología informática, las soft skills serían equiparables al software, o sistema operativo que controla los procesos de un ordenador.

 

Cuáles son las principales habilidades blandas

1. Buena comunicación

La capacidad de hablar en público, transmitir y captar la atención es esencial. No se trata solamente de saber expresar con precisión el mensaje que quieres exponer, sino de proyectar a la audiencia unos valores, de emocionar y conseguir la empatía de los interlocutores. Tan importante como exponer es saber preguntar, demostrar interés, valorar las ideas que exponen los demás y saber orientar el diálogo hacia tus propósitos.

Naturalmente, un aspecto clave de la buena comunicación, a analizar en una entrevista de selección, es la capacidad del aspirante para escuchar con atención. Para evaluarla, sugerimos prestar atención a aspectos como su carta de presentación y a cómo se expresa durante la entrevista personal.

 

2. Trabajo en equipo

El trabajo colaborativo es un imperativo determinante para profesiones en las que hay que planificar y llevar a cabo objetivos en grupo. Para evaluar correctamente estas habilidades, si se disponen de los recursos, recomendamos recurrir a las dinámicas de grupo. A través de ellas puedes estudiar el comportamiento de varias personas en conjunto y detectar sus capacidades de comunicación, de organización, de asumir las responsabilidades sobre las asignaciones o de liderazgo.

 

3. Pensamiento crítico

La capacidad para analizar e interpretar una información o situación determinada es fundamental para  la correcta toma de decisiones.

Sugerimos solicitar a la persona que quiere optar al puesto que resuelva un problema y que explique cómo ha llegado a su solución. Por ejemplo, considerando una necesidad, comparando determinados datos, analizando las distintas variables y evaluando la situación se llega a un resultado.

 

4. Sociabilidad

Naturalmente, es imprescindible en trabajos en los que se atiende al público y muy necesaria para el trabajo en equipo. Una persona sociable suele tener una dosis de empatía y se preocupa por generar un ambiente agradable. La opción que te damos para analizar su sociabilidad es utilizando test psicológicos como el Índice de Reactividad Interpersonal (IRI), una escala que mide la empatía y que puedes aplicar con la colaboración de un psicólogo.

 

5. Adaptabilidad

Es la cualidad precisa para tener capacidad de adaptación. Una adaptación la puede realizar cualquier persona, pero tener la capacidad de adaptarse es hacerlo de una manera natural, sin perder capacidades.

Es conveniente que preguntes directamente sobre la experiencia de esa persona en distintos puestos. Recomendamos saber cómo hizo para adaptarse a los cambios, cuánto tiempo tardó en sentirse plenamente adaptada, etc. También es conveniente que haga una estimación de cuánto le llevará adaptarse al nuevo trabajo en nuestra empresa.

Además de estas habilidades ya identificadas, queremos destacar otra soft skill también muy importante: la capacidad de transferencia de conocimientos. Se trata de aplicar el aprendizaje ya adquirido en situaciones diferentes, muy útil para solucionar problemas nuevos o inesperados. En la entrevista puedes proponer una situación hipotética a la que no se haya enfrentado esa persona para comprobar si puede solucionarlo utilizando sus conocimientos.

 

En qué profesiones son más necesarias las soft skills

Hay puestos de trabajo que necesitan contar con unas correctas habilidades blandas en su equipo humano. Entre ellos están los relacionados con la restauración, la atención al consumidor, la sanidad, los deportes y, cómo no, los Recursos Humanos.

Por el contrario, hay otras profesiones en las que pueden ser menos relevantes. Algunas de estas  son las que tienen que ver con las artes (música, diseño, fotografía, etc.) y otras son más técnicas, como la abogacía o la ingeniería

La clave para hacer esta diferenciación parece estar en que las soft skills suelen ser más decisivas en profesiones donde tiene mucho peso el trabajo en equipo. De hecho, las habilidades blandas también se denominan habilidades sociales. Una ayuda para que puedas detectarlas mediante las técnicas de selección de personal es utilizar test psicológicos especializados.

Cada puesto de trabajo demanda una serie de habilidades blandas o soft skills. Para saber cuáles debes buscar necesitas tener un conocimiento profundo del puesto que estás buscando cubrir.

Una vez hayas determinado cuáles son las habilidades que buscas, sugerimos evaluarlas en el talento de la forma más conveniente. Algunas se pueden detectar mediante preguntas durante la entrevista y otras las puedes deducir del CV, tanto por su contenido como por su forma de presentación. Sin embargo, la manera más objetiva es que recurras a los test psicológicos que ofrecerán una medida científica de cada rasgo. Estas habilidades forman parte de la personalidad y, por eso, son tan difíciles de adquirir.

También te puede interesar:

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.